Miles de personas a través del mundo han experimentado el convincente método Soul Voice®. Karina Schelde más allá de lo que imagines posible en expresar y sanar con la voz.


Karina Schelde, fundadora e investigadora del método Soul Voice® es una reconocida pionera internacional en terapia de la voz y sanación sonora, utilizando la voz humana como el más completo instrumento para el desarrollo personal. Dinamarquesa, vive en Nueva Zelanda, y desde hace dos décadas viaja por todo el mundo llegando a miles de personas con su método.


Formada en terapias corporales, counseling, de respiración, sanación shamánica, actuación y dirección escénica, Karina ha sintetizado 30 años de experiencia en sanación e investigación alternativa en su innovador método Soul Voice®. Karina ha escrito los libros “Expression into Freedom” y “Soul Voice®”, traducidos a seis idiomas. Karina ha producido CDs y videos, participa en entrevistas de radio y televisión, da charlas, y es directora y facilitadora de un programa educativo integral, el Programa de Practicantes Certificados Soul Voice®. Ella ha certificado a más de cien Practicantes Soul Voice® en el mundo, más una nueva generación de Profesores.

karina-3

Mi viaje personal en medicina del sonido


A mis veinte años estudiaba actuación y mímica-máscara-corporal en París. Me di cuenta que las personas somos corporización de todas las cosas. Como actiz aprendí a estar cien por ciento presente, ¡y dar en este momento presente todo lo que tienes! Luego, aún teniendo éxito en el escenario, cambié de carrera, porque a mi corazón le faltaba algo: intimidad y conexión profunda con mi alma y potencial curativo.


Años después las ballenas comenzaron a comunicarse conmigo en mis sueños, y escuché un Llamado. Sus profundos llamados estremecedores me dieron una enseñanza eterna... despertar a la humanidad a expresar su lenguaje sonoro único


Fue un auspicioso día en 1988, cuando en una sesión con un cliente de repente sentí una energía brotando profundo de mí, de la tierra y de todo a mi alrededor. Antes de darme cuenta qué pasaba, comenzaron a salir de mí sonidos. Nunca antes había experimentado algo así... era como una canción antigua, o llamado, que se movía a través mío. Permanecí en este trance sonoro por alrededor de diez minutos, y el sonido paró. Había terminado, y sorprendentemente el dolor de mi cliente había desaparecido. Esta experiencia fue mi iniciación en medicina sonora.